martes, 13 de junio de 2017

"Cinco dedos", del Colectivo Libros para Niños de Berlín


Cinco dedos es una obra creada por el Colectivo Libros para Niños de Berlín, en donde la palabra "libros" rima muy sospechosamente con "libres". Quizá por esa razón fuera uno de los libros prohibidos por la Junta Militar argentina en los tiempos de la dictadura, en el siglo XX.


Cinco dedos cuenta el enfrentamiento entre una mano roja y una mano verde. En el comienzo se ve solo una mano: la roja, en la que los dedos se llevan mal, se critican, se fastidian. Luego, viene la mano verde a imponerse a ellos, los maltrata y busca someterlos. Entonces, los dedos rojos se unen para vencer a la mano verde, que aparece con el color de los trajes militares.
"Cinco dedos bien unidos…hacen un buen puño", es el lema del cuento.
Los dueños de la editorial fueron detenidos durante meses y debieron exiliarse.

Los derechos para imprimir el libro fueron adquiridos en 1973 en la feria de Frankfurt por el editor Daniel Divinsky, fundador de Ediciones de la Flor, que tenía varias colecciones infantiles y también publicó la historieta Mafalda, de Quino.

Divinsky y su pareja, Ana María "Kuki" Miller, fueron detenidos por el gobierno militar en 1977, y tras permanecer varios meses en cárcel se exiliaron en Venezuela, desde donde siguieron editando libros. Ediciones de la Flor siguió funcionando bajo el mando de Elisa Miller, madre de Ana María, hasta el regreso de la pareja en 1982.

¿Por qué lo censuraron? Según el decreto 269/77, del 2 de febrero de 1977, que prohibió el texto, este libro prepara a la niñez para la acción subversiva:
"(Tiene) finalidad de adoctrinamiento que resulta preparatorio a la tarea de captación ideológica propia del accionar subversivo", reza el decreto.
Cinco dedos está atravesado por la idea de "La unión hace la fuerza", un concepto considerado muy peligroso por los militares.

Hay un libro muy interesante de Gabriela Pesclevi, una estudiosa de la censura argentina durante la dictadura militar: Libros que muerden. Allí nos enteramos de que los militares también censuraron El principito, la serie Érase una vez el hombre y muchos temas infantiles de María Elena Walsh.



En cuanto a otras dictaduras militares hispanoamericanas, hay un libro-álbum maravilloso de Antonio Skármeta, La composición, que ataca duramente el sistema represivo de control utilizado por la DINA, la terrible policía política de Augusto Pinochet, en Chile.

Más información:

No hay comentarios:

Publicar un comentario